fbpx

Quiero contarte algunos de los ejercicios de respiración que son más fáciles de practicar a la hora de estar fuera de casa y de poner en práctica, por ejemplo en París. Ellos te van a ayudar a sentirte mejor cuando aparezca una emoción que no esperabas o cuando necesites conectar contigo misma estando sola en París.

Confía en ti y realiza estas respiraciones para sentirte mejor. Ellas harán que tus sentidos se despierten dando cabida a nuevas sensaciones. Que tu capacidad de observación se amplíe. Y que la compasión y el amor hacia ti, vuelvan a aparecer.

“La respiración es el cultivo sistemático de estar presente y sentirte viva”

PRIMERA PROPUESTA

Estamos paseando por la ciudad de amor, y decidimos grabar la sensación de libertad o de amor que estamos sintiendo, para ello nos paramos o nos sentamos y: Tomamos una respiración lenta y profunda por la nariz, aspirando aire desde el abdomen en lugar del pecho. Hacemos una pausa, sosteniendo esa respiración y antes de dejar salir el aire lentamente por la boca. Así de sencillo. Repetiremos varias veces y ¡seguiremos con nuestro día, ahora sí, con plena conciencia!

Esta respiración la puedes realizar en los jardines de las Tullerías, delante del Museo del Louvre.

SEGUNDA PROPUESTA

Para tomar conciencia del momento presente que estamos viviendo, vamos a realizar una respiración sencilla. El proceso comienza con la expulsión de todo el aire de los pulmones. Se procede inspirando suave y profundamente hasta llenar en primer lugar el abdomen, para continuar inhalando hasta llenar también los pulmones y pecho en una misma inhalación. Se mantiene el aire unos segundos y posteriormente se procede a expulsar oralmente y con lentitud primero tórax y luego abdomen.

Esta respiración la puedes realizar en los Jardines de Luxemburgo.

TERCERA PROPUESTA

Esta técnica se practica en el mundo del yoga habitualmente, yo en personalmente, la he practica con el maestro Swami. Se basa en la alternancia entre las fosas nasales a la hora de inspirar. En primer lugar se procede a tapar una de las fosas nasales, para realizar una inhalación profunda por la fosa nasal libre. Una vez inhalado, se procede a tapar la fosa nasal por la que ha entrado el aire y destapar la otra, por la cual va a producirse la exhalación.

A continuación se repite el mismo procedimiento, esta vez empezando por la fosa nasal contraria a la ocasión anterior (es decir por la que se ha realizado la exhalación). Esta técnica parece ser efectiva para despejar la mente, activando a quien la práctica.

Otra variante de este ejercicio es para el momento que nos sentimos cansadas, cerraremos la fosa nasal izquierda y respiraremos por la derecha. Simplemente, realizaremos respiraciones de esta forma.

Y si nos duele la cabeza, cerraremos la fosa nasal derecha y respiraremos por la izquierda. Y en un plis plas estaremos de nuevo en forma para seguir con nuestro viaje.

Estas respiraciones las puedes realizar en los jardines de Marte, frente a la Torre Eiffel.

Después de realizar estas respiraciones, estoy segura que verás y vivirás la ciudad, desde otra emoción!

En Amor y Con Amor

C’est tout

María José Padilla Morel